Industria automotriz brasileña realiza fuerte apuesta en el país

La industria automo­triz brasileña realiza una fuerte apuesta en Paraguay, donde busca colo­car unidades nuevas por un costo menor a 10.000 dólares. Este intercambio apunta a reducir el peso que tienen los vehículos usados importados de Corea y Japón en el parque automotor paraguayo.

Los modelos seleccionados son el Kwid (Renault), Mobi (Fiat), Ka (Ford) y Onix (Chevrolet) y Trend (Vol­kswagen), que contarán con todos los beneficios de la garantía original de fábrica de cinco años.

El director del Centro Empre­sarial Brasil-Paraguay (Bras­par), Wagner Weber, dijo que el acuerdo ampliará el lide­razgo que las ensambladoras brasileñas ya ostentan hoy en el país vecino, desbancando a las coreanas.

Actualmente, según los datos remitidos por la Cámara de Distribuidores de Automoto­res y Maquinarias (Cadam), hasta el mes de octubre las importaciones por proceden­cia es liderada por Brasil, con el 34,6%, en segundo lugar se ubica Corea del Sur, que lleva el 19,3%, mientras que Argen­tina se ubica tercero (13,7%). Luego México (7,0%) y por último China (6,0%).

Hoy, el mercado paraguayo consume cerca de 80.000 autos por año, de los cuales 60% son vehículos importa­dos de segunda mano, princi­palmente de Japón y de Corea del Sur.

Weber dijo que el acuerdo es ventajoso para el consumidor paraguayo y también para la industria local. Para el con­sumidor, porque pagará una prestación de alrededor de 460 reales por mes (900.000 guaraníes, unos 150 dóla­res). Para la industria, por­que permitirá la apertura de fábricas para atender la nueva demanda.

La idea es firmar también un acuerdo automotriz con Paraguay en el formato de los que ya existen entre Brasil, México y Argentina. Según Weber, no solo incluirá vehículos automotores, sino también autopartes, ya que muchas empresas brasileñas quieren tercerizar la produc­ción en Paraguay.

"Hay una industria metalúr­gica bastante interesante que consume 500.000 toneladas de acero por año y 400.000 de laminados, pero no tene­mos estampas para piezas pequeñas. Con este acuerdo y la posible instalación de una ensambladora en Paraguay, se podrá atraer cada vez más empresas del sector de auto­partes a través de asociacio­nes con empresas brasileñas", dijo el director de la Braspar.