Topes en tarjetas, con doble impacto

La aplicación del tope a la tasa de interés de tarjetas de crédito a partir del 2015 dejó en estos dos años efectos buenos y malos en el mercado, afirmó ayer el titular del Banco Central, Carlos Fernández Valdovinos, al ser abordado sobre los efectos de la regulación a la tasa de interés que entró en vigencia en el 2015.

“Personalmente, si me preguntan, me impactó bien, como nunca podemos hoy ver tasas del 14%, que no conseguimos en un banco (préstamo personal). Me llama la atención tener una tasa de interés por tarjeta al 14%, porque creo que ni en Estados Unidos hay una tasa tan baja”, afirmó el titular de la banca matriz.

Sin embargo, Fernández reconoció que también se dieron algunas cuestiones negativas en el mercado, como la cantidad de gente que quedó excluida de tener tarjetas. “Hay que hacer un balance y ver realmente hasta qué punto esta bien esa regulación”, acotó.

Al cumplirse dos años del “topeo” a la tasa de interés de las tarjetas de crédito, el negocio aún no puede recuperar la dinámica que tenía en otros tiempos. Desde fines de 2015, se ha excluido a cerca de 150.000 usuarios, sobre todo a aquellos de menores ingresos.

Los bancos acumularon un total de 862.485 plásticos emitidos hasta octubre de 2017, que representa un aumento de casi 30.000 nuevos plásticos en los últimos tres meses, y de 12.000 más frente a octubre del 2016.

No obstante, al comparar la cantidad de plásticos desde la vigencia de la Ley 5476 de octubre de 2015, todavía hay una diferencia de más de 111.000 tarjetas menos en poder de los bancos a causa del “topeo” que redujo la tasa límite al 17% desde el 54% que llegó antes de esta ley. Algunos analistas aseguran que el repunte que se dio en los últimos meses únicamente beneficia al segmento “Premium”.