Negocio bursátil: Mercado que crece a “contracorriente”

La bolsa nacional logró romper un nuevo récord en 8 meses del 2019 y se aproxima a superar la meta de US$ 1.000 millones para fin de año. Nuevos productos aplicaron mayores resultados con ayuda de nuevos jugadores que impulsan la actividad para arriba, pese a un escenario económico más complicado.

La bolsa de valores en Paraguay registra uno de sus mejores creci­mientos de los últimos 12 años, con mayor fuerza desde el 2015, tras la presencia de nuevas emisiones y mayores inversionistas. En la actua­lidad, este mercado crece a pasos “agigantados”, total­mente a “contracorriente” a la actividad económica del país, que está a un paso de ofi­cializar una recesión.

Actores del negocio comenta­ron los avances del mercado bursátil, además de los ingre­dientes que lo catapultaron al éxito, basados en implemen­tación de nuevos productos y la ganancia de mayor con­fianza.

El presidente de la Bolsa de Valores y Productos de Asun­ción SA (BVPASA), Federico Callizo, celebra con emoción este éxito tras destacar que aumentaron bastante las emisiones y se prevén nuevos proyectos para los siguientes meses, por lo que fácilmente se llegará a un año récord en emisiones.

Desde la BVPASA argumen­taron que la bonanza del sector se debió en parte al ingreso de nuevos partici­pantes en el mercado, con la habilitación de dos casas de bolsa (Basa Capital y Regio­nal Casa de Bolsa) que tra­jeron buenas emisiones, así como empresas que necesitaban capital para financiar proyectos. Agregaron que las telefónicas Tigo y Personal también realizaron grandes emisiones en la bolsa, lo que provocó que las negociacio­nes lleguen a niveles histó­ricos.

Enfatizaron que el Ministerio de Hacienda sigue haciendo subastas de los bonos del Tesoro con emisiones cerca­nas a los G. 500 mil millones, además de las tareas educati­vas de la bolsa y casas de bol­sas, lo que ayudó bastante a llegar a más inversionistas. Aclaran que las tasas que ofre­cen en el mercado son bastan­tes buenas, comparadas con lo que hoy está pagando un Certificado de Depósito de Ahorro (CDA) o un depósito a plazo fijo, lo que hace que el inversionista busque otra alternativa de inversión.

En ese sentido, afirmaron que hay bastantes empresas que quieren cotizar en la bolsa, así como inversionistas que demanden esos títulos.

Desde la BVPASA enfatiza­ron en que la innovación en productos ayudó bastante al éxito del sector como la implementación de las accio­nes desmaterializadas, ya que anteriormente todas las emi­siones eran de forma calcular, lo que hacía que las emisiones sean burocráticas. Desde el 2010 se implementó el Sis­tema Electrónico de Nego­ciación (SEN) y se salió con la desmaterialización de todos los bonos (renta fija) y en este 2019 recién se pudo con la desmaterialización de las acciones. Una buena emi­sión fue la de Credicentro, con emisión de G. 50 mil millones, y se encuentran en proceso otras dos empresas, actual­mente.

Todo esto hace que la bolsa nacional pueda ofrecer mejo­res productos a los inversio­nistas y a las empresas que se animen a capitalizarse en el mercado.

En ese sentido, desde la bolsa enfatizaron en que siguen afianzados en llegar a la meta de los US$ 1.000 millones a fin de año, ya que hasta agosto ya se llegó a US$ 680 millones, 7,6% más sobre el total del 2018. Mencionan que estas dos empresas que están prepa­rando acciones desmaterializa­das, que serán grandes montos, fácilmente ayudarán a llegar a la meta, además de la proyec­ción buena de los meses de octu­bre, noviembre y diciembre.

Directivos de la bolsa de valores aclararon que el seg­mento todavía tiene mucho por recorrer, ya que ahora se está aprendiendo, mientras que ya se piensa en el futuro. Sobre ese punto, se está tra­bajando con el Banco Central del Paraguay para la interco­nexión con la BVPASA para que los CDAs vengan también a través de la bolsa. Se pre­tende traer a todos de manera electrónica, como un desafío en el mediano plazo.

Elías Gelay, presidente de Cadiem Casa de Bolsa, princi­pal jugador del mercado con el 32,8% de participación sobre el total, mencionó que este año es especial de nuevo por romper otro récord. Dijo que influyó bastante que hayan emisiones importantes de algunos bancos, que eran actores que dejaron de par­ticipar durante 2 años por un decrecimiento en el sistema financiero, situación que se revirtió y volvieron a parti­cipar. El sector público sigue siendo un actor importante, como la AFD y los bonos del Tesoro, además de que empezaron a desarrollarse otros instrumentos que son las operaciones de Repo (opera­ciones en las que un título de largo plazo, que vence en 4 años, se vende a corto plazo, con un pacto de recompra. Esto permite tener más liqui­dez en el título por unos días y después se vuelve a comprar).

“Hay también más inversio­nistas, así como más casas de bolsa que empiezan tam­bién a operar y con la suma de todo esto es que se alcanzan estos volúmenes de negociaciones”, agregó.

En cuanto a la innovación, el empresario bursátil dijo que, aparte del producto Repo, ahora están incenti­vando también lo que tiene que ver con el futuro, que permitirá a la gente com­prar dólares a futuro, ya sea para cubrir alguna posición, para eliminar la incertidum­bre de la volatilidad del pre­cio del dólar, o también para inversionistas que deseen de alguna manera especular con la cotización. Esto creemos que dará un mayor volumen a la bolsa, así como las acciones electrónicas, agregó.

“La expectativa es alcan­zar los US$ 1.000 millones, y creemos alcanzar. Necesita­mos que sigan saliendo algu­nas emisiones, que el Gobierno siga emitiendo los bonos del Tesoro, así como hay muchos intereses en que puedan salir emisiones de otras empresas, con lo que siguiendo esta diná­mica se alcanzará a esa meta”, manifestó.

Para el analista económico y consultor de inversionistas Stan Canova, hay nuevos pla­yers, ya que 3 bancos tienen su casa de bolsa, Conti (Avalon), Basa (Basa Capital) y Regional (Regional CBSA), además de que hay casas de bolsa aper­turadas por empresas/orga­nizaciones extranjeras.

“Hay nuevos productos: bonos y acciones desmaterializadas, dólar futuro, bonos a corto plazo, así como nuevos emiso­res y, sobre todo, resaltan los emisores públicos como la AFD y el Ministerio de Hacienda, que representan gran parte del cre­cimiento en valores monetarios de las emisiones. Hay una dife­rencia importante entre volú­menes totales antes y después que hayan ingresado institucio­nes públicas como la AFD y el Ministerio de Hacienda”, acotó.

El consultor resaltó la mayor información sobre la bolsa para el público, pues la aca­demia se está encargando de incluir en sus planes de estudios información más actualizada sobre la bolsa de valores. Esto sumando a que también muchísimas personas que trabajan en el circuito bursátil dan su tiempo a la docencia, men­cionó. “Faltaría que el sec­tor pymes del Paraguay (que representa más del 90% de las empresas del país) se atreva a ingresar al circuito bursátil para aumentar la oferta de empresas para el sector inversor. Respecto a las autoridades, la CNV y BVPASA siguen haciendo el esfuerzo por integrar la bolsa local con las internacionales vía la Federación Iberoame­ricana de Bolsa –FIAB– (que por cierto el año pasado fui­mos sede de su conferencia anual)”, manifestó.