Las proyecciones de crecimiento del país para el 2017 coinciden en torno al 4%

Banco Mundial proyectó ayer 3,8% de expansión del PIB para el Paraguay, una cifra muy similar a la planteada por otros organismos como FMI y Cepal. Para el 2018, estimaciones varían entre 3,5% y 4%.

El Banco Mundial dio a conocer ayer sus perspectivas de crecimiento económico para América Latina, estimando para el Paraguay una expansión del producto interno bruto (PIB) de 3,8% para este año, lo que nos convierte en la segunda economía más dinámica de Sudamérica.

El organismo internacional cree que para el 2018 el ritmo de crecimiento económico del país estaría en un porcentaje similar al previsto para este año. Este pronóstico se suma a las proyecciones de varios organismos internacionales y del plano local, que realizaron en las últimas semanas estimaciones sobre la actividad económica.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó su estimación de 3,6% a 3,9%, mientras que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) mantiene su proyección en 4% para el 2017.

Entre los principales bancos de capital extranjero que operan en el país, el Banco Itaú en su informe Macro-Latam redujo de 5% a 4,5% el mes pasado su proyección; sin embargo, este pronóstico continúa siendo el más optimista de todos. Para el 2018 cree que estará en torno al 3,5%.

El BBVA Research, por su parte, confía en que la economía paraguaya tendrá un crecimiento de 3,7%; mientras que esta semana la fundación Desarrollo en Democracia (Dende) ratificó su vaticinio de 4,0% para este año; ambas entidades cifraron en 3,5% del PIB su presagio para 2018.

A fin de este mes el Banco Central del Paraguay (BCP) debe anunciar su última perspectiva de crecimiento económico para el país y, por lo que adelantó su presidente, Carlos Fernández Valdovinos, se mantendría la estimación entre un 4% y hasta un 4,2%.

Los agentes económicos que participan en la encuesta mensual elaborada por la banca matriz cifran sus expectativas en 4% para este y el próximo año.

Al cierre del primer semestre, el sector más dinámico de la actividad económica fue el industrial, con un crecimiento del 9,7%. La construcción acumula un crecimiento de 6,8%, pero que se vio atenuado entre los meses de abril y junio por inclemencias del tiempo. La agricultura había reportado un 3,5% y la actividad comercial y de servicios un crecimiento de 5%.

Con cifras negativas se encontraba la ganadería -0,1% y la producción de electricidad -4,4% de las binacionales.

Sin embargo, en julio y agosto los datos adelantados del Indicador Mensual de Actividad Económica del Paraguay (Imaep) mostraron que prácticamente todos los sectores aceleraron su ritmo de actividad, con lo que el acumulado general registra una expansión de 4,1%. En volumen de ventas, el Estimador de Cifras de Negocios muestra un crecimiento acumulado de 8,4%.

El Banco Mundial destacó ayer en su informe que luego de seis años de retracción económica América Latina y el Caribe mostrarían este año su primera cifra positiva de crecimiento de un 1,2% del PIB real y para 2018, hasta un 2,8%. Resalta el despegue que se ha dado en la economía de la Argentina, de la que se espera un crecimiento este año de 2,8% del PIB y para el próximo de hasta 3%. A esto hay que sumar que Brasil también saldría de la recesión con un 0,6% en 2017 y hasta 2,3% en 2018. La mejoría de ambos países es buena noticia para el Paraguay por el fuerte intercambio comercial, principalmente en las ciudades de frontera. Brasil representa el 30% de todas las exportaciones del Paraguay, mientras que Argentina el 35% de lo que importamos del Mercosur.