El guaraní, entre las menos devaluadas en Sudamérica

Considerada una de las monedas más antiguas y estables de Sudamérica, el guaraní cumplió 75 años de creación como signo monetario del Paraguay. En todo este tiempo, no ha pasado por ningún proceso de reforma como otras monedas de la región y se destaca entre las menos devaluadas en este 2018.

América Latina en general enfrenta el reto de la devaluación de sus monedas frente al dólar norteamericano que está recuperando su estatus. No obstante, el guaraní, que cumplió 75 años el viernes último, se destaca por ser la moneda que menos variación sufrió en este tiempo, junto a la de Colombia, Chile y México. Así, en lo que va del año la moneda local se devaluó alrededor del 5%, mientras que sus principales socios comerciales y vecinos vienen sufriendo un duro revés por la pérdida de valor de sus signos monetarios. En Argentina se acumula una devaluación del 50% y en Brasil, del 30%.

Al respecto, el economista y presidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Joshua Abreu, destacó que el guaraní conserva su condición de estabilidad, un valor muy preciado, sobre todo en este tiempo de muchas incertidumbres externas y más cuando se habla de inversiones y del comercio internacional.

Dijo que incluso siendo la moneda más antigua de Sudamérica, el guaraní nunca sufrió modificación, no se le sacó un cero en comparación a su pares de la región que tuvieron que implementar ajustes monetarios por los serios problemas de hiperinflación. “Eso nunca se vio en Paraguay; mantenemos la moneda sin variación desde su creación”, afirmó el titular de la CNV.

El guaraní fue introducido como signo monetario nacional el 5 de octubre de 1943, por Decreto-Ley 655, bajo la presidencia de Higinio Morínigo. El emisor fue el Banco de la República del Paraguay.

Los primeros guaraníes se emitieron en valores de 1, 5, 10, 50, 500 y 1.000, con la leyenda “Banco del Paraguay”; los billetes tenían tamaño asimétrico, así los de mayor denominación eran de mayor tamaño.

Luego, con la creación del Banco Central del Paraguay (BCP), en 1952, los billetes de 1, 5, 50, 100, 500 y 1.000 pasaron por un proceso de rediseño, mantuvieron una estructura uniforme en los tamaños y desde entonces llevan la insignia del Banco Central del Paraguay. En 1963 aparecen los billetes de 5 y 10 mil guaraníes (ninguno está vigente en la actualidad). Más adelante, en 1993, aparecieron los billetes de G. 5.000, G. 10.000 y G. 50.000 vigentes hasta la fecha, y en 1998 circularon, por primera vez, los billetes de G. 100.000. En 2009 comenzó a circular el billete de polímero de G. 2.000.

Por el crecimiento de las transacciones económicas y la inflación, el guaraní fue perdiendo poder adquisitivo con el tiempo. Actualmente, el de G. 1 ya salió de circulación y no tiene valor alguno.