Puentes siguen alentando crímenes ecológicos en la Reserva Morombí

La falta de destrucción de puentes internos dentro de la Reserva Morombí permite que los delincuentes continúen sus actividades criminales, tanto de rollotráfico como de narcotráfico dentro del área protegida.

En noviembre de 2019, una comitiva encabezada por miembros de la Comisión Nacional de Defensa de los Recursos Naturales (Conaderna), del Congreso Nacional, visitó la Reserva Natural Morombí.

En la oportunidad los senadores Blas Lanzoni y Juan Afara constataron que la reserva está tomada por facinerosos que lucran, de manera ilícita, con el tráfico de madera, la producción y venta de carbón vegetal y el cultivo de marihuana.

Pero ninguna de estas actividades ilegales hubiese tenido el auge que tienen dentro de la Reserva Morombí si no fuera por los puentes que facilitan la entrada y salida de camiones hasta puntos estratégicos.

En efecto, el Departamento de Inteligencia de la Policía Nacional había identificado y georreferenciado un total de ocho puentes dentro del área protegida.

Esa pasarelas están construidos de manera tal que soporten los camiones rolleros, con toneladas de carbón o con droga por lo que se cree incluso que hubo ayuda de maquinarias pesadas de alguna municipalidad de la zona.

Justamente uno de los puntos en los que los miembros de la Conaderna insistieron, tras la visita a la Reserva Morombí, fue la destrucción de estos puentes a través de la Policía Nacional o incluso las FF.AA. mediante el uso de explosivos.

Sin embargo, hasta ahora estas vías siguen intactas y están siendo utilizadas diariamente por los delincuentes.

El Grupo Riquelme, propietaria de la Reserva Morombí, reiteró la denuncia de la existencia de estos puentes y arrimó a la Fiscalía los mapas georreferenciados de la ubicación de cada uno de ellos para su inmediata destrucción. Lamentablemente, el nuevo operativo que debía realizarse este miércoles dentro de la reserva, una vez más fue postergado.

Mientras no se destruyan éstos puentes, la actividad ilícita dentro de la Reserva Morombí continuará como hasta ahora que ya se devastaron 3.647 hectáreas.