Más de 12.700 jóvenes dejan sus estudios para trabajar

En atención al Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se recordó ayer, como cada 12 de junio, cabe destacar que en el país 12.755 jóvenes de 13 a 17 años dejan sus estudios para trabajar, según los últimos datos de la Encuesta Permanente de Hogares (2017). La cifra fue difundida y analizada por Investigación para el Desarrollo (ID), que indicó que son en total 106.596 chicos en edad escolar desde los 13 años quienes abandonan el sistema educativo por diversas causas.

Una de estas causas más relevantes es la situación económica de las familias, que empuja finalmente a los chicos a ser económicamente activos desde muy temprana edad.

"Estudios realizados sobre exclusión educativa demuestran que los hombres buscan realizar trabajos remunerados", argumentaron desde ID.

Por otro lado, en el caso de las niñas, emprenden labores domésticas en sus hogares, o de cuidado de menores".

Las mujeres desertan igualmente debido al embarazo precoz, donde se registran dos partos diarios de niñas desde los 10 años de edad, conforme a datos oficiales que se desprenden de Salud Pública.

Peligro. Por cada grado que el chico abandona, se considera que tiene un 10% menos de oportunidades en el futuro, sostuvo Natalia Sosa, directora general de Protección de la Niñez y Adolescencia del Ministerio del Trabajo.

Sosa preside además la Comisión Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti), que nuclea a entes estatales, empresas y sindicatos.

El foco de la erradicación del trabajo infantil es la franja adolescente, desde los 13.

"En Paraguay están catalogadas como formas peligrosas de trabajo infantil 26 actividades, como los juegos de azar, las fumigaciones o el criadazgo", apuntó.

En el caso del criadazgo, hay un agravante pues se trata además de trata de personas con fines de explotación.

Está prohibido igualmente que niños queden al cuidado de otros niños o ancianos, una práctica muy frecuente en territorio nacional, sobre todo en zonas rurales.

Para el Ministerio del Trabajo, justamente el área rural es más vulnerable porque reproduce con más frecuencia la labor restringida. Además, es más difícil el control.

"Hay sectores como el de la minería, el ganado o la agricultura donde se emplea a niños", lamentó Sosa.

Paraguay tiene dos años más para erradicar el trabajo infantil, en el marco de un acuerdo firmado por la Alianza 8.7 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La supresión del trabajo en niños y adolescentes es uno de los objetivos de desarrollo sostenible para el 2020. "Si no se toma conciencia,no llegamos", dijo Natalia Sosa, de Trabajo.