Hacienda dialogaría sobre IRP, pero ya con equipo de transición de por medio

La ministra de Hacienda, Lea Giménez, está de acuerdo en que una vez que el gobierno electo confirme un equipo económico de transición se instale una mesa de diálogo entre todos los sectores para buscar una solución al tema del impuesto a la renta personal (IRP), como plantea el sector privado. Defendió la postura de la SET, alegando que es la interpretación correcta, pero se mostró abierta a darle un corte a la discusión sobre el IRP, que ya viene del 2016.

La titular de la cartera fiscal manifestó ayer que es partidaria de una apertura total para buscar una solución al tema y darle un corte definitivo, ya que la discusión se viene arrastrando desde hace tiempo y tiene sus consecuencias negativas para todos.

Giménez plantea instalar una mesa de diálogo entre el sector público y privado (gobierno, gobierno electo, empresarios, contadores y otros) apenas se confirme el equipo de transición del gobierno electo o se defina quién tomará la posta como titular de Hacienda.

A su criterio el tema es bastante complejo, teniendo en cuenta que la interpretación sobre los gastos deducibles que dio la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) “es la correcta” y ellos no pueden salirse de lo que dispone la legislación.

Explicó que el caso se analizó detenidamente y reiteradamente, con la Abogacía del Tesoro y con expertos internacionales, por lo que señaló que no es una falta de voluntad para revertir este tema ni un problema administrativo, sino de la misma ley, y que cualquier resolución de la institución que salga en otro sentido irá en contra de esa normativa. “Nosotros estamos atados a la ley”, reiteró.

La ministra indicó también que ante esta situación existen solo dos caminos, que ya en su momento se dijo al sector privado en diálogos anteriores mantenidos, que es recurrir a la justicia con una acción de inconstitucionalidad o al Congreso con un proyecto de ley para modificar el IRP.

En ese contexto, sostuvo que todos (sector público y privado) deberían hacer un mea culpa, aceptar los errores o la confusión generada y ver qué se puede hacer. “Nosotros tenemos toda la predisposición del mundo para poder solucionar de la mejor manera posible”, insistió la ministra al respecto.

La controversia sobre los gastos deducibles del IRP se arrastra desde diciembre de 2016, cuando el Ejecutivo decidió modificar la reglamentación del impuesto y establecer límites a las deducciones.

Esta postura fue ratificada recientemente por la SET en una respuesta que dio a una consulta no vinculante presentada por Feprinco, precisamente buscando aclarar el tema, teniendo en cuenta que en julio vence el plazo para presentar las rectificaciones por los ejercicios 2012 al 2016 y las nuevas declaraciones correspondiente al año 2017.

Los gremios nucleados en la Feprinco y las organizaciones que reúnen a los contadores se han manifestado en contra de la interpretación de la SET, porque sostienen que viola la ley del IRP y la Constitución.

Algunos empresarios ya hablan de recurrir a la justicia con una acción de inconstitucionalidad, porque genera toda una inseguridad jurídica, afecta las inversiones y la generación de empleo que precisa el país para desarrollarse. Otros, como los contadores, ya hablan de esperar al nuevo gobierno de Mario Abdo Benítez para avanzar en la elaboración de un proyecto de ley para modificar el IRP.