Hacienda asegura que el déficit volverá el próximo año a 1,5%

Las autoridades del Ministerio de Hacienda aseguran que el próximo año el déficit fiscal del gobierno central se situará de vuelta dentro del tope de 1,5% del PIB, tras cerrar el presente ejercicio en 2,5% o más.

La cartera fiscal aguarda en esta semana que la Cámara de Diputados sancione el proyecto de ley que amplía el tope de déficit fiscal de 1,5% a 3% del PIB, para mantener el ritmo de ejecución de la inversión pública en infraestructura.

El proyecto tiene media sanción de la Cámara de Senadores y durante el debate en esta instancia, la semana pasada, algunos parlamentarios como el senador cartista Sergio Godoy, señalaron que en 2020 se estaría repitiendo esta historia. Godoy, de esta manera, daría como un hecho que el saldo rojo se mantendrá de ahora en adelante por encima del límite inicial establecido por la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

El viceministro de Economía del Ministerio de Hacienda, Humberto Colmán, y la directora de Política Macrofiscal, Vivian Casco, aseguran que para el próximo ejercicio el déficit volverá dentro del marco establecido de 1,5% del PIB (US$ 600 millones).

Colmán sostiene que entre 70% y 80% del déficit adicional es consecuencia de factores transitorios y cíclicos, por lo que la vuelta a los niveles debería resolverse sin problemas el año que viene.

El viceministro reconoció que lo dicho por el legislador es un escenario que no se puede descartar, pero que volver a 1,5% de déficit es un desafío y un compromiso del Ejecutivo, por lo que el proyecto de presupuesto 2020 está en ese nivel y esto “es una clara evidencia de ese compromiso”.

Considera que las medidas de racionalización del gasto adoptadas este año y para el próximo, más la recuperación de la economía, le darán al fisco un mayor margen de maniobras.

Casco, por su parte, indicó que también el próximo año se deberá aplicar un “riguroso plan financiero” del presupuesto para limitar los gastos.

La autoridades de Hacienda, sin embargo, dejaron en claro que todo esto se podría descompaginar si el Congreso decide aumentar los gastos en el presupuesto y, peor aún, si otorga los aumentos salariales reclamados por los funcionarios.

Las entidades y sindicatos piden que se incorporen en el proyecto de presupuesto 2020 incrementos salariales que van desde un 10% hasta 28,9%.

El ministro de Hacienda, Benigno López, había señalado que la idea es que con esta ejecución en obras de construcción se cerraría el año con un déficit de 2,5% y daría la posibilidad de iniciar el año 2020 en mejores condiciones económicas.

De acuerdo con el informe que se dio a conocer, entre noviembre y diciembre quieren liberar a través de inversiones en obras de infraestructura unos US$ 201 millones.

El gobierno central cerrará este ejercicio por octavo año consecutivo con déficit fiscal -desde 2012- y sin un cronograma que indique cómo se irá reduciendo para volver alguna vez a un equilibrio. El último superávit logrado fue en 2011, equivalente a 0,7% del PIB. El incremento del tope de déficit para muchos no es otra cosa que “abrir la canilla” para seguir con el despilfarro público, porque de lo contrario bastaría con recortar los gastos innecesarios y mejorar la calidad, para disponer de mayores recursos en esta complicada coyuntura económica.