Gremios piden reducir exenciones y aumentar la inversión pública

Las exoneraciones tributarias que otorgará el Fisco en 2020 llegarán a los USD 588 millones y desde el sector privado hicieron un llamado a revisar el listado de beneficios para redireccionar esos recursos a la inversión pública.

Para el titular del Club de Ejecutivos del Paraguay, Yan Speranza, hay muchos incentivos que fueron creados para un determinado sector y por un tiempo en específico, pero no se sabe con exactitud si los mismos siguen o si generan un retorno económico.

Consideró que el momento económico actual es el ideal para realizar esta revisión, atendiendo la baja recaudación tributaria producto de la desaceleración.

“En momentos como el actual, con poco espacio fiscal, se vuelve más relevante hacer estos análisis sobre los resultados de las exenciones para ver de dónde quitamos más recursos para priorizar la inversión”, expresó.

Por su parte, el asesor económico de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP), Rubén Ramírez, indicó que además de ser parte fundamental del equilibrio fiscal, las exoneraciones dejan un espacio casi nulo para inversiones y programas sociales.

Recordó que, el PGN 2020 destinará el 76% de los ingresos al pago de salarios, por lo que se tiene que recurrir al endeudamiento para financiar proyectos de desarrollo.

“Nuestra posición es que, antes que prever cualquier incremento de tributos y abordar cualquier salto dentro del déficit fiscal, es fundamental resolver las tres variables que impactan en el equilibrio fiscal: La evasión, la elusión y las exenciones”, manifestó.

De acuerdo con el proyecto de Presupuesto General de la Nación (PGN) para el 2020, el Estado dejará de recaudar USD 588 millones por las exenciones que aplicará, principalmente en el régimen del IVA. Esto representa el 1,43% del PIB.

Este monto es mayor en USD 41 millones al endeudamiento vía bonos que realizará el Gobierno el año próximo y cubre casi el total del déficit fiscal proyectado.

Según el Ministerio de Hacienda, estos beneficios fiscales tienen como fin, principalmente, reducir precios de productos elementales para la gente, como los artículos de la canasta básica y los medicamentos.