FrigoNorte promete pagos a empleados y reinicio de faenas

Más de 450 funcionarios de FrigoNorte dejaron de trabajar desde que la empresa paralizó sus actividades a inicios de este año. Tras una movilización de los afectados, la planta industrial aseguró que pagará a sus empleados el salario atrasado de enero y prometió que no habrá despidos.

La última vez que operó el frigorífico fue a finales de diciembre del 2019, pero luego suspendió sus actividades repentinamente y mandó a sus trabajadores a “vacaciones colectivas”. Los empleados retornaron en febrero, no habían cobrado sus salarios y tampoco podían reincorporarse a sus puestos.

El asesor jurídico de FrigoNorte, Agustín Olazar Villar, se reunió con los afectados y un representante del Ministerio del Trabajo. En el encuentro se acordó que bajo acta cobrarán sus salarios el próximo lunes a las 9.00, mientras que está pendiente la fecha para el reinicio de actividades.

“Nadie será despedido, a todos se les va a dar la seguridad al respecto de su antigüedad, de su puesto y de su condición de trabajo”, prometió.

Carlos Sánchez, uno de los trabajadores, comentó que durante el mes de enero tuvieron “vacaciones colectivas”, pero que al volver a la empresa, no los dejaron pasar siquiera a Recursos Humanos para preguntar acerca del atraso en el pago de sus salarios.

En medio de la incertidumbre, Daniel Burt, gerente de la Cámara Paraguaya de la Carne, que tiene como una de sus socias a la empresa asentada en Pedro Juan Caballero, afirmó que no hay una notificación oficial de cuál es la situación de FrigoNorte ni cuándo volverá a operar, mientras que el presidente del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal, José Carlos Martin Camperchioli, no contestó las llamadas y mensajes.

La planta es una de las 11 que faenó animales de exportación el año pasado con una participación del 7,3%. En total sacrificó 130.591 animales, que significó un incremento en más de 49.000 cabezas en comparación al año anterior. Aún así se posicionó en el penúltimo lugar entre las industrias que enviaron productos cárnicos a más de 40 países.

También en el 2019 se vio fuertemente golpeada por la restricción que impuso el mercado ruso, el primer destino de la carne paraguaya. La misma medida rige para otras seis empresas, por la detección de residuos de antibióticos y una hormona de crecimiento. Si bien se está trabajando para superar esta barrera sanitaria, no hay fecha para levantar la suspensión.