Exigen arreglar alcoholera de Troche y pago de plus

Cañicultores de Troche (Guairá) emplazan por 22 días a Petropar para poner en condiciones su fábrica de alcohol de la zona y les pague plus del 40% por cada tonelada de caña dulce dañada por efecto de la demora en recibirla.

A causa del paro constante de la productora de alcohol de Petropar en esta jurisdicción, una importante cantidad de cultivadores de caña dulce de la zona y localidades aledañas, ayer se manifestaron frente a la planta industrial para exigir el pago de un plus del 40% por cada tonelada de materia prima deteriorada debido a la larga espera para descargar. Aseguraron que la caña pierde su peso real entre 1.500 a 2.000 kilos.

Uno de los productores, Teófilo Giménez, indicó que a pesar de la millonaria inversión realizada, la fábrica no funciona como debería. Esto repercute en la materia prima, ya que se reseca con el sol, pierde calidad y peso. “La fábrica no funciona como debe ser, a pesar de millones de dólares que se invirtieron. No humea la fábrica, no humeará nuestra olla”, expresó en guaraní.

Indicó que el mencionado plus les servirá para recuperar parte de la pérdida y poder saldar las deudas de la cosecha con el pago a los peladores, flete y otros.

Intentamos conversar con la gerente de la industria, Ing. Carla Páez, en busca de saber por qué paró la fábrica, pero no estaba y tampoco atendió nuestras llamadas.

Los cañicultores suspendieron la protesta que hacían pero emplazaron por 22 días a los directivos para que planteen una solución salomónica o caso contrario llegarán a una manifestación más grande, dijeron.

Poco más de 500 camiones repletos con caña de azúcar se encuentran en el estacionamiento de la alcoholera y en todas las calles de la ciudad desde hace más de 8 días, exponiendo al peligro a automovilistas.

En julio último el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, inauguró las mejoras realizadas con una inversión de US$ 3,5 millones de los US$ 7,5 millones previstos en un convenio firmado el año pasado entre Petropar y el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).