Diputados establece 2% como tope de déficit fiscal para cierre del año

Diputados aprobó ayer el proyecto de ley que eleva el tope de déficit fiscal de 1,5% a 2% del PIB, reduciendo la brecha de hasta 3% que el Senado le otorgó en primera instancia al Gobierno de Mario Abdo Benítez.

Luego de horas de debate, en donde se expusieron los pros y contras del proyecto de ley y la mayoría de los oradores lanzó críticas contra el gobierno de Abdo Benítez, porque la medida podría significar abrir la canilla al despilfarro público, finalmente la Cámara de Diputados optó en mayoría por aumentar el tope de déficit hasta un 2% (US$ 800 millones).

El Ejecutivo había solicitado que se le autorice la posibilidad de cerrar el ejercicio 2019 con un saldo rojo de hasta 3% (US$ 1.200 millones), como lo establece excepcionalmente la Ley de Responsabilidad Fiscal bajo ciertos requisitos, aunque el ministro de Hacienda, Benigno López, señaló que no pasaría de 2,5% (US$ 1.000 millones).

La Cámara de Senadores, la semana pasada aprobó por amplia mayoría el proyecto de ley propuesto por el Ejecutivo, porque coincidieron en que es necesario mantener las inversiones para reactivar la economía e iniciar un 2020 con mejor panorama.

Además, incluyeron un artículo que establece que los fondos serán utilizados exclusivamente para inversión y no para gastos corrientes, disposición que Diputados decidió mantenerlo.

El proyecto de ley vuelve a consideración de la Cámara Alta para una segunda vuelta y se estima que en esta instancia se ratificará la media sanción inicial, por lo que el tema posteriormente pasará a la Cámara Baja para su definición.

Durante el debate, los partidos de oposición plantearon mantener el tope de 1,5% porque consideran que en realidad se terminará financiando gastos rígidos, aumentos salariales y que esta tendencia de “bicicletar” la deuda seguirá el próximo año para encaminar al país a una cesación de pago, de acuerdo con la exposición realizada por el diputado Edgar Acosta, Carlos Rejala, Sebastián García, Kattya González, Celeste Amarilla, entre otros.

Ese sentido, reclamaron al Ejecutivo sobre que no hay señales de que se reducirá el gasto público ni que mejorará los servicios para la ciudadanía.

Basilio Núñez, colorado cartista, señaló que la Ley de Responsabilidad Fiscal es un “patrimonio” y es fundamental para la economía, recordando que durante el gobierno de Horacio Cartes se intentó elevar el tope en 0,5% y no se logró, por lo que dijo que le llamaba la atención que ahora que se busca elevar al 3%, los gremios empresariales que en aquel entonces se opusieron, se llamen a silencio.

Cartes, sin embargo, no solo quiso elevar el tope sino también modificar la ley para endeudar más al país con el mismo argumento: invertir más en obras.

La propuesta del Ejecutivo fue defendida por los diputados Carlos Núñez Salinas, Jazmín Narváez, Arnaldo Samaniego, entre otros, asegurando que servirá para reactivar la economía por la vía de la inversión en obras públicas.

Al mes de octubre el déficit fiscal ya alcanzó el tope de 1,5% del PIB establecido por la Ley de Responsabilidad Fiscal, restando aún dos meses para fin de año. En tanto, el anualizado (12 meses) se situó en 2,3%. Este último sirve de referencia al Ministerio de Hacienda para determinar la tendencia que va a tender este indicador para el cierre.