Buque paraguayo fue retenido en el km 600 del río Paraná

Ante la retención del barco portacontainers paraguayo Doña Magda, en el km 600 del río Paraná, por parte de la Prefectura Naval Argentina (PNA), el naviero Robert Bosch, propietario de la embarcación, manifestó su sorpresa y su indignación, debido a que se le exigió levantar prácticos argentinos, es decir, personal que lleve el navío.

Los responsables de Doña Magda explicaron a los representantes de la PNA en Argentina que desde hace un año y medio cuentan con una medida de amparo judicial de aquel país, que les permite transitar con prácticos paraguayos, sin necesidad de contratar los de la nación vecina, ya que les resulta un sobrecosto de USD 60.000 por cada trayecto Asunción-Buenos Aires y retorno.

La embarcación, que pertenece a la Compañía Marítima Paraguaya, había salido de nuestro país llevando 40 containers de carga refrigerada (carne), además de carga seca de exportación, con contratos establecidos, lo que le genera un contratiempo con muchos perjuicios, toda vez que el barco siga retenido.

Bosch dijo anoche que un abogado de la empresa ya conversó con un juez argentino y con la misma PNA, además del Ministerio de Transporte del vecino país. También una nota fue elevada a la Cancillería paraguaya, para que esté al tanto de la situación.

“Creería que, más que nada, las nuevas autoridades de la PNA no están enteradas de que contamos con un amparo y estamos debidamente habilitados; no se puede detener nomás un buque con carga de exportación”, sostuvo.