Prioridades británicas para el G20

Esta semana, la Primera Ministra Theresa May se unirá a otros líderes de G20 en uno de los países vecinos de Paraguay, Argentina. Será la primera vez que la Cumbre se realiza en América del Sur.

Las señales son muy claras y los ojos del mundo están puestos sobre esta región de innegable pujanza.

El G20 es un foro clave para fomentar la prosperidad global y abordar los desafíos internacionales. Cumbre en la que se aborda una gran variedad de temas y permite a los países beneficiarse de la cooperación internacional, aprender de las experiencias de sus diferentes miembros y abordar los problemas globales para lograr un desarrollo sustentable y equilibrado.

Las prioridades de la próxima cumbre del G20 están alineadas con los temas abordados por la presidencia de la Cumbre del G7 realizada en Canadá. Ambos foros internacionales consideran el empoderamiento de las mujeres como parte fundamental de su trabajo.

El grupo de afinidad de mujeres (W20) se encargó de reunir a la sociedad civil, think tanks, grupos empresarios, ONGs y emprendedores, quienes influyeron en las políticas esenciales del G20.

Impulsar la participación de las mujeres en estas áreas es un avance en la eliminación de la desigualdad de género en el mercado laboral, la educación, el acceso a la salud y la participación política.

Justamente, una de las prioridades del gobierno británico, que encabeza la Primera Ministra Theresa May, es impulsar la educación de calidad para las niñas en todo el mundo, como una vía para lograr el empoderamiento de las mujeres.

Otras prioridades del Reino Unido para el G20 son: trabajar sobre la necesidad de que los beneficios de la globalización y el comercio alcancen a todos y todas; coordinar esfuerzos con las empresas tecnológicas para impedir que organizaciones terroristas utilicen sus plataformas para difundir mensajes de odio; lograr que la comunidad global tome la lucha contra la esclavitud moderna como uno de sus objetivos prioritarios y que los países avancen en el cumplimiento de los compromisos asumidos en el acuerdo de París para combatir el cambio climático.

El Reino Unido apoyó el liderazgo de la Argentina en el G20 en todo momento y mantuvo frecuentes contactos con ministros. Ambos países organizaron en conjunto un ejercicio de simulación de resistencia antimicrobiano en la reunión ministerial de Salud del G20 en Mar del Plata.

Los jefes de delegación presentes debían buscar la solución para un hipotético brote global de Escherichia coli, resistente a los antibióticos, que ponía en riesgo la salud pública, el ganado, el comercio y el turismo.

Esta será la primera vez que un primer ministro británico visite Buenos Aires. Esta visita se da en un momento propicio para nuestro compromiso no solo con el vecino de Paraguay, sino con toda la región. En un contexto de considerables desafíos mundiales, sólo mediante una cooperación más estrecha y un entendimiento mutuo, podremos encontrar las oportunidades más allá de los desafíos.