El populismo y la ignorancia

El pasado sábado fue realizada una interesantísima jornada en el local de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco) de Asunción con la presencia de numerosos estudiantes de la carrera de Ciencias Agrícolas y egresados recientes de la misma carrera universitaria.

El curso recibió la denominación de “Evolución histórica de la agricultura paraguaya y perspectivas futuras” y las disertaciones estuvieron a cargo de excelentes profesionales como los ingenieros agrónomos Luis Enrique “Valique” Cubilla y Ken Moriya y el doctor Fabricio Vázquez. Este último desarrolló el tema “La agricultura en los últimos cuatro siglos, hasta 1970”. Valique presentó “La agricultura tecnificada post 70 y perspectivas” y, seguidamente, el ingeniero Moriya desplegó “La agricultura familiar post 70 y perspectivas”.

El doctor Fabricio le dio el inicio a nuestra agricultura hasta mucho antes de la llegada de los españoles al Paraguay y ya notaron los cultivos agrícolas que hacían algunas etnias indígenas como los Carios que ya cultivaban la tierra con algunas especies agrícolas como el maíz. El ingeniero Valique comentó la agricultura con el uso de la técnica y algunas máquinas agrícolas e implementos adecuados, prácticas mejoradas, el uso de los abonos verdes, la rotación de cultivos para que todo finalice en la siembra directa y en los altos rendimientos de todos los rubros que puede hacer el pequeño, mediano y gran productor.

La mayoría de los jóvenes quedaron expectantes de las exposiciones presentadas y escuchadas en esa jornada de taller. Eso tiene la equivalencia de cuan equivocada se encuentra en la mente de los jóvenes y futuros profesionales lo concerniente al extraviado y atravesado manejo de los suelos que entrega el mismo gobierno central a través del Ministerio del ramo como lo es el de Agricultura (MAG).

El MAG pulverizó su “departamento de conservación y manejo de suelos” y ya muy poca incidencia de entregar conocimiento y capacitación tiene y hace con los campesinos paraguayos. Este Ministerio se transformó, desde hace años y sigue, en una agencia de asistencia y lo único que logra es entregar subsidios y otros componentes del populismo soso y fácil que solo fortifica la continuidad de la haraganería criolla y tentar tomar del cogote al campesino para direccionar su voto en las próximas elecciones.

La gente que vuelve a vender los pollitos, machetes, azadas, semillas, regaderas, carretillas, palas y rastrillos entregados por el MAG es fiel reflejo de esta manera equivocada de asistencia. Esta especie de primeros auxilios brindada a los agricultores familiares no hace otra cosa sino generar y fomentar el daño y entregarle el pasaje para que la familia abandone el campo y forme parte de la gente citadina.

Pero no solo el mismo MAG es la institución encargada de arrinconar a la producción de la agricultura familiar y de muchos campesinos con su asistencialismo equivocado en materia de regalías y el uso de los implementos agrícolas desacertados. También muchas Gobernaciones y Municipalidades adquieren implementos que se usan en las rutas para compactar las redes viales. Es el caso del implemento llamado “rastrón o rome” con los que las instituciones equivocadamente compactan los suelos agrícolas y productivos de todo el Paraguay en vez de airear, desterronar y oxigenarlos.

Sería interesante invitar a las autoridades y técnicos del MAG, a muchos gobernadores e intendentes municipales a alguna próxima jornada similar de Capeco para que sus comprimidas neuronas se nutran y alarguen de nociones elementales e inicien el desarrollo de todos los distritos productivos del Paraguay. Se sabe que cuesta bastante ablandar el cerebro de nuestras autoridades pero hay que tentar separarlos del populismo y liberarlos de la ignorancia que les abriga...